La segunda vida – Charles Asselineau

Sed postquam fata peregrit. Stat vultu maestus tacito, mortemque reposcit.” Lucanus Puesto que estamos muertos y no tenemos nada mejor que hacer hasta el día de la resurrección, que contarnos recíprocamente y hasta el hastío nuestras historias, oh, muerto vecino, haz como yo: siéntate con comodidad sobre tu tumba y escucha el relato de mis aventuras en el mundo de los vivos .No te divertirás, estoy seguro, la primera vez, te aburrirás la segunda y quedarás abrumado la tercera; pero, como estoy amenazado por tu parte de mismo procedimiento, te ruego, para nuestro común interés, paciencia. Entérate, primeramente, que he muerto dos veces, lo que me da sobre ti alguna ventaja. La noche es bella, algo fresca, y ya no tenemos miedo de resfriarnos… Por eso, mientras nuestros hermanos tienen conciliábulo, allá en la colina, alrededor de la capilla, donde se lamentan tras los abetos del recuerdo de sus amores pasados y de sus riquezas perdidas, escucha muerto, vecino, cómo me dejé ahogar la primera por la desesperación; y cómo, vuelto al mundo bajo cierta condición, después de algún tiempo, regresé por el mismo camino para venir a ocupar, después de ti, esta tumba. En la que no me encuentro tan mal; desde que se levanta el sol hasta la salida de la luna. Mi nombre, en la Tierra, era… Soy de una familia de gente de toga, más rica que acomodada. Era joven ya que mi acta de defunción no me da más que veinticuatro años de edad. Era apuesto, rico y, sin embargo, no era feliz …

Formato:  pdf Comprimido:  Sí Peso:  0.16 MB Lenguaje:  Español

Sin comentarios.

Deja tu Comentario